Éxitos

Migrante Fredy Hernández impulsa música, arte y shukos gourmet

"Guatemala me ha dado todo" expresa el migrante Fredy Hernández, originario de Escuintla y residente en Massachussets, cuyos panes con creativos ingredientes se abren paso en el gusto de lugareños y visitantes.

"Casi soy migrante de nacimiento"

Sí, Fredy Hernández se considera prácticamente un migrante de nacimiento. Su papá era de Santa Cruz del Quiché y su mamá de Santa Lucía Cotzumalguapa. Él nació en Escuintla, pero a corta edad lo llevaron a vivir a la capital. Y desde hace 11 años radica en Great Barrington, Massachussets.

Estudió la carrera universitaria de Mercadeo, tuvo una banda llamada Nómadas en Guatemala. “Tocábamos allá por la avenida Bolívar, zona 8 de Guatemala”, cuenta. Le gustaba el diseño gráfico y la pintura, pero al llegar a Estados Unidos como migrante, tuvo que empezar lavando platos en restaurantes. 

Sin embargo, en su constante afán de aprendizaje, hoy se dedica de nuevo al arte y también a su emprendimiento de sándwiches basados en el concepto de los “shukos” guatemaltecos. 

El migrante Fredy Hernández tiene amplia experiencia en cocina de restaurante, conoce menús de varios países y por ello fusiona sabores en el emblemático shuko guatemalteco, su actual emprendimiento.

"Volví a empezar de cero"

“Voy a ser bien honesto. Al venir uno acá a Estados Unidos, tiene que aprender todo de nuevo. Volví a empezar desde cero,  lavando platos. Me recorrí todas las posiciones de los restaurantes de diversas nacionalidades. También me ha gustado mucho la música, el rock guatemalteco. Soy de los veteranos de los años 1990, seguidor de Bohemia Suburbana. Y así hemos experimentado con la música y con la comida”, cuenta el migrante guatemalteco.

“El shuko guatemalteco es un concepto ampliamente conocido. Pero me pregunté ¿qué otra vuelta, qué otros sabores? Esa búsqueda fue algo que comenzó casi desde que vine a Estados Unidos. 

Yo trabajaba en la cocina de un restaurante. Ví salchichas, ví panes. Yo era un lavaplatos así que no me daban permiso de cocinar. Pero tenía muchísimas ganas de un «shuko». Así que conseguí el repollo ahi en la cocina, lo partí y lo cocí. Conseguí aguacate, le eché mostaza, mayonesa, picante y preparé un pan parecido. Les dí a probar a todos y les encantó”, relata. 

El sabor migrante de Fredy combina los shukos con otros sabores: chicharrones, picado de rábano, carnitas, chiles asados y churrascos, mientras su socio cocina costillas de cerdo al estilo Georgia.

De todo un poco para vivir y expresarse

El migrante Fredy ha trabajado en restaurantes y con chefs de todo tipo: franceses, italianos, griegos, americanos. “Eso me llevó a probar a armar shukos gurmet, con ingredientes como carne de cerdo con barbacoa al estilo Georgia, que prepara un amigo.» 

«Este año nos dieron oportunidad de participar en un festival local. Tiene más de 25 años de existir. En ese festival llega gente de todos países y hay comida internacional. Pero no había anunciado nada de Guatemala. Le platiqué la idea a mi mamá, que vive acá conmigo. Preparamos shukos y también mixtas. Ella preparó las tortillas de puro maíz. Repartí volantes y vendimos todo. Había panes con longaniza, chorizo, salchicha o carne asada. Pero lo acompañábamos con frijoles voletados, cebollita. Todo mundo encantado”.

 

 

¿Qué te ha dado Guatemala?

«Soy bendecido por haber nacido en Guatemala. Guatemala me ha dado todo lo que soy. Soy bendito porque mis papás son indígenas. Mi papá, Pedro Fernández, es de Santa Cruz del Quiché y mi mamá se llama Vicente Pablo, de Santa Lucía Cotzumalguapa.” 

A la vez, se hermana y valora con todos los migrantes guatemaltecos que afrontan los retos, el mayor de los cuales es «estar solos», expresa Fredy.

“La soledad es parte de una persona inmigrante. Pero en esa parte donde te quedas solo y te pones a pensar y te das cuenta que todo lo que estás haciendo es por voluntad propia. Ves tus zapatos desgastados y dices ¡guau! Cuánto he caminado y he recorrido. Y seguimos adelante. Cuando se cierra una puerta, se abre una ventana u otra puerta”. 

Fredy Hernández es diseñador, fotógrafo, chef, músico y promotor cultural

Expresión multicultural

La ciudad donde Fredy vive es histórica y muy turística. Por ello es también un centro cultural en donde pone en práctica sus dotes como guitarrista. También promueve exposiciones de artes visuales y el teatro. “Toco guitarra desde los 16 años y al venir acá me dí cuenta que aprecian mucho la música. Entonces integramos comida, música y artes. De todos los eventos que hacemos yo hago el diseño gráfico y la promoción”, finaliza el migrante.

Más historias inspiradoras

Periodista, escritor, docente universitario. Nació en Guatemala, 1971. Egresado de la Carrera de Comunicación Universidad Rafael Landívar. Ha trabajado en varios medios de comunicación, entre ellos Prensa Libre, entre 1996 y 2022. Actualmente dirige el…