Éxitos

Migrante guatemalteca Cori Tzul emprendió negocio en Alabama y genera empleo en su natal Totonicapán

Madre, hija, migrante emprendedora, Cori Tzul llegó a Estados Unidos hace 25 años, trabajó en restaurantes pero hace 10 años siguió el consejo de su mamá: "Inicia tu negocio propio en el país de la oportunidad". Y avanza...

Cori se puso muy nerviosa para la entrevista. Pero lo hizo muy bien. Es originaria de la cabecera de Totonicapán, Guatemala, de donde salió en busca de oportunidades sin pensar que dos décadas después ella misma iba a generarlas en su pueblo natal. Solo eso ya es motivo de inspiración.

La conversación transcurre entre el bullicio de un día de venta, en el mercadito Placita Díaz. Cori atiende su puesto de prendas típicas guatemaltecas, en el cual también vende joyería y accesorios. De hecho fue con esto que comenzó su emprendimiento.

 

Textiles y prendas elaborados por artesanos de Totonicapán llegan a Alabama a través del emprendimiento de Cori Tzul. Clic en cada prenda para acercar.

Llegó en 1998 a EE.UU.

Cori se graduó de diversificado y luego emigró a Estados Unidos. Llegó a Houston, en donde comenzó a trabajar en limpieza y cocina de restaurantes. Le tocaban turnos de 10 de la noche a 6 de la mañana. 

En 2000 se trasladó al estado de Alabama, porque había mejores oportunidades de remuneración. Sin embargo, cuando nació su hija mayor, Joslyn (tiene dos hijas) la migrante guatemalteca se preocupó por estar más tiempo con ella y el empleo no se lo permitía.

«Mi mamá me dijo, pon tu negocio, estás en el país de las oportunidades, yo te ayudo. Y así comencé una venta de joyas y de ropa típica. En Totonicapán ella tiene un pequeño taller de tejido, en donde se confeccionan muchas de las prendas, me las manda y yo las vendo aquí». La venta de joyería se llama San Miguel Arcángel y se puede ver en su perfil de Facebook.

Al comentarle que al distribuir productos textiles guatemaltecos en EE.UU.  está generando plazas de oportunidades en su propia tierra, Cori se sorprende y sonríe. Su sencillez es grande. «Gracias a Dios nos ha ido bien, hemos tenido aceptación y migrantes de Guatemala y otros países nos buscan. Yo comencé distribuyendo solo por redes sociales y eso se retomó en la pandemia, pero participamos en los «flea market» (mercados de pulgas) como este de la Placita Díaz, y en diversas ferias culturales y eventos».

Cori Tzul junto a su hija mayor Joslyn Lacan, quien le ayudó para efectuar la videollamada de la entrevista. Su familia es su mayor tesoro en el mundo. – SoyMigrante.com – SoyMigrante.com
Cori Tzul junto a su hija mayor Joslyn Lacan, quien le ayudó para efectuar la videollamada de la entrevista. Su familia es su mayor tesoro en el mundo.

Extraña la paz del cantón Paquí

Cori Tzul se siente muy orgullosa de llevar el apellido del gran líder maya k’iche’ Atanasio Tzul. Está convencida de que fue una decisión adecuada migrar, pero a la vez en su cantón Paquí, en Totonicapán, se encuentra su mamá, Emiliana Quiej, quien recientemente tuvo quebrantos de salud. «Fue una angustia tener que enterarme y vivir todo eso desde aquí, sin poder acompañarla, pero ya está mejor, gracias a Dios», exclama.

Nunca olvida los días tranquilos del pueblo, el clima, los sabores de la comida y los momentos que enraizaron su identidad, al punto que son los textiles natales los que ahora alimentan su emprendimiento en Estados Unidos. «Seguimos adelante para poder apoyar a nuestras hijas para que se superen», finaliza.

Video de Cori Tzul que muestra el ambiente del mercado Placita Díaz, el mismo día de la entrevista. Pero también hay otros días en los cuales se hace presente la lluvia, como en el video de abajo.

Periodista, escritor, docente universitario. Nació en Guatemala, 1971. Egresado de la Carrera de Comunicación Universidad Rafael Landívar. Ha trabajado en varios medios de comunicación, entre ellos Prensa Libre, entre 1996 y 2022. Actualmente dirige el…