Estamos Unidos

EDITORIAL: La Guatemala migrante trabaja, aporta, ama y vuela alto

La dignidad no tiene precio. El amor a la familia, a la comunidad y a la Patria no se pueden comprar ni vender. Cada remesa migrante contiene esfuerzo, sacrificio, amor y tristeza por una separación, lo cual hace aún más valioso el aporte récord de 2023.

Quetzal en vuelo mágico, pintura del artista momosteco Alexander Ambrocio

Un gran éxito, un gran logro, una nueva marca histórica de envío de remesas tienen por debajo una gran tragedia, un enorme dolor, un increíble sacrificio a causa de las oportunidades que no se pudieron tener en suelo guatemalteco.

Esos US$19 mil 840 millones enviados durante el 2023  establecen un récord impresionante, testimonio del talento, la dedicación y la capacidad de trabajo de los migrantes guatemaltecos. Lamentablemente una inmensa mayoría tiene una situación migratoria irregular en la Unión Americana, a lo cual se suman los aún insuficientes servicios de atención y apoyo consular por parte del Estado de Guatemala.

Y es que a pesar de las crecientes cifras,  sigue estancada la inversión de los gobiernos en mejorar la infraestructura y la tecnología de atención migrante. Candidatos van y vienen ofreciendo de todo, incluso reciben apoyos económicos para campaña pero una vez en el poder han dejado de lado lo ofrecido. 

A las puertas de un nuevo gobierno es de esperar que se concrete la transformación del servicio consular para corresponder en algo el enorme aporte de remesas.

El Quetzal simboliza ese gran anhelo guatemalteco de volar cada vez más alto, en alas del desarrollo humano sostenible. Las remesas de migrantes contribuyen a ello pero a la vez exhiben la falta de oportunidades económicas que aún persisten. (Pintura del artista momosteco Alexánder Ambrocio) https://www.facebook.com/artes.ambrocio

Alto costo en vidas y salida de talentos

Cientos de guatemaltecos han perecido en ruta a Estados Unidos a manos de bandas criminales, explotados por tratantes de personas, perdidos en el cruce del desierto, encerrados en furgones o fallecidos en accidentes viales. A su vez, quienes logran atravesar la frontera viven con el temor constante de ser capturados y deportados. Se arriesgan porque en sus aldeas y municipios no hay oportunidades de empleo, prevalecen las extorsiones o son víctimas de otras formas de violencia. No se van porque quieran, sino por necesidad de brindar un mejor porvenir a su familia.

Deben tener dos y tres empleos para sobrevivir y poder enviar esa remesa. Deben madrugar a las 3 de la mañana y regresar a las 11 de la noche. Deben el viaje y tienen que pagar duros préstamos adquiridos. Y todo eso lo hacen por amor de padre, de madre, de hermano, de hijo de una patria hermosa a la que añoran y a la cual sueñan volver algún día. Muchos jóvenes en edad productiva traspasan la frontera entre la incertidumbre y la esperanza.

En una ciudad distante despiertan otro día, otra semana, otro mes. Por eso SoyMigrante.com surgió para resaltar ese esfuerzo cotidiano, ese espíritu de superación, para integrar a esa Guatemala Migrante que brilla con dignidad a miles de millas de la Tierra del Quetzal.

Gracias a cada migrante por su esfuerzo convertido en pilar de la economía familiar, comunitaria y nacional.

Aquí en SoyMigrante.com cada migrante cuenta ¡y cuenta muchísimo!

Más sobre las remesas migrantes del año 2023