Guate Nuestra

Tradiciones de fin de año en Guatemala encienden nostalgia migrante

Son sonidos y recuerdos atesorados en la memoria y el corazón; vivencias de pueblo y barrio, sonrisas con familia y amigos. Estas son algunas tradiciones decembrinas que migrantes guatemaltecos llevan en el alma.

Fogarones 2023 en la colonia Jocotales, Chinautla, cerca del mercado y la parada de buses. Video cortesía de Juan Marcos Morales.

Los fogarones y la quema del diablo

A las 6 de la tarde, despues de ansiosa espera (sobre todo de los niños), se encienten fogarones, que antaño podían llegar a ser enormes. Claro, hoy existen cuestionamientos y consideraciones de orden ambiental y de salud. 

Antaño lo que más preocupaba estaba en las advertencias de los padres: «No te vayás a quemar», «Cuidado con los cohetes», «No se estén lanzando silbadores»: otro juego pirotécnico hoy prohibido por su peligrosidad y porque su vuelo descontrolado causaba más de un incendio en ese día. 

El origen de este evento era una época en la que no existía iluminación pública ni electricidad, pero había que iluminar el paso del rezado de la Virgen de Concepción, cuya fiesta se celebra el 8 de diciembre. Así que con puro fuego se encendía el camino y de paso se ahuyentaba al diablo. Por si no fuera poco el humo de la basura quemada, las abuelitas, a esa hora, esparcían humo de incienso por la casa, para ahuyentar los malos espíritus.

Encender un fuego en la calle en cualquier ciudad de Estados Unidos es simplemente impensable. En localidades de Guatemala se efectúan quemas de piñatas de diablo gigantes y de personajes impopulares, pero también hay casas donde todavía basta una pequeña caja con papeles viejos.

El rezado de la Inmaculada Virgen de Concepción, con todo y "torito"

El dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen María fue declarado el 8 de diciembre de 1854 por el papa Pío IX, pero la celebración popular de dicho misterio de Fe prácticamente acompaña a la Iglesia Católica desde sus orígenes. La madre de Cristo debía ser purísima y por eso fue preservada del pecado original desde el momento mismo de su concepción.

La devoción a la Virgen de Concepción llegó a  América gracias, sobre todo, a los frailes franciscanos, que la tienen como patrona. Es un festejo de vida, de esperanza y de alegría popular. Por ello, nueve meses después se festeja la Natividad de María, el 8 de septiembre.

Las procesiones de la Virgen de Concepción, en pueblos, barrios, ciudades de Guatemala son siempre festivas. Acompaña la banda con marchas clásicas o versiones de sones populares como La Sanjuanerita, Maricumbia o El Grito. Quema de ametralladoras, bombas aéreas y vistosos «toritos» acompañan a las sagradas imágenes en su camino, pero sobre todo al final de su recorridoi.

Es un festejo religioso que integra identidades y manifiesta la multiculturalidad guatemalteca: miles de niños son ataviados con indumentarias de etnias mayas para acudir a venerar a la Virgen de Guadalupe, aparecida en 1531 al indígena mexicano San Juan Diego.

El Santuario de Guadalupe de la zona 1 es el núcleo de este festejo; sin embargo en parroquias y templos de todo el país, los padres acuden con niños y niñas para pedir bendición y orar por su futuro. También suele haber una procesión festiva, acompañada de vendedores de antojitos típicos, juguetes artesanales y tambores. Los puestos de fotografías con fondos de paisajes o la efigie de la guadalupana son también parte del paisaje de esta devoción.

Infaltable ida a mercados navideños

Reproducir vídeo

Es diciembre y se instalan puestos de mercado con productos de época, para cada gusto y finalidad.
Productos para elaborar Nacimientos: figuras de pastores y vendedores, misterios, bueyes y mulas, ovejas, casitas de cartón o de barro, musgo, paja, pashte, papel con textura de ladrillo, paisajes con escenas de tierra santa para el fondo, bricho, bombitas.

Decoraciones para árboles: Luces de 20 hasta 500 focos, tradicionales o led, con música y sin música; adornos de todo tipo, tiras brillantes, listones; guirnaldas para la puerta de la casa. Los árboles, hay artificiales y también naturales de pinabete cultivado. Desde hace años se prohibió la venta de ramillas, para proteger a la especie.

Para ambientar la casa: Tiras de manzanilla, chiribiscos en color natural o pintados de plateado, gusanos de pino, ovejas hechas con tuzas de maiz.

Y los infaltables juegos pirotécnicos: cohetillos, canchinflines, estrellitas y toda una gama de luces de pólvora hechas en china, que se elevan, crujen y crean la magia de un instante. «No quemen el dinero», suelen decir los adultos mayores.

El árbol Gallo en el Obelisco

El árbol de Navidad es sin duda un ícono de la época. En muchísimos hogares guatemaltecos, dentro y fuera del país, se elabora esta decoración. Pero en el país, sin duda alguna, el enorme árbol de 45 metros de alto construido por la Cervecería Centroamericana desde 1985 es punto de reunión familiar, de paseo decembrino y de recuerdo para muchos migrantes que alguna vez acudieron.

El árbol ha evolucionado hasta tener luces que danzan al compás de la música. Asimismo hay árboles instalados en al menos 30 centros urbanos del país, sobre todo cabeceras departamentales. 

Las posadas recuerdan a María y José, migrantes en Belén

«En el nombre del cielo yo os pido posada», es una de las líneas que se cantan cuando José y María, migrantes en Belén, piden posada en alguna casa: una tradición que llegó a Guatemala con los franciscanos, pero fue el Santo Hermano Pedro de San José de Betancur quien impulsó con más fuerza.

Se trata de un recorrido de los «señores» por las calles de colonias, municipios y aldeas, de casa en casa. Se canta para que les den entrada y después viene un pequeño refrigerio que pueden ser panes, chuchitos, tamales, acompañados con ponche de frutas, café o chocolate. Cada familia y cada pueblo le da su sabor especial a esta convivencia que representa la recepción de Jesús y de la Sagrada Familia en el Corazón.

Los "cuetes" a las 12 de la noche del 24 o las 0 horas del 25 de diciembre

Los migrantes suelen sorprenderse, sobre todo en sus primeros tiempos de estadía en EE.UU, cuando a las 12 de la noche de la Nochebuena, no hay mayor ruido de fuegos artificiales. En Guatemala esa es la hora de algarabía, explosiones, quema de ametralladoras, estrellitas y toda clase de pólvora. Se celebra el nacimiento del Niño Jesús en Belén, una conmemoración de esperanza y unión familiar. 

Justo allí radica la profunda nostalgia que se desata, sobre todo en quienes dejaron a sus padres, cónyuges o hijos en Guatemala para buscar un mejor futuro laboral en Estados Unidos.