Éxitos

En los zapatos del líder migrante guatemalteco Mynor Aguirre

Mynor Aguirre Medina salió en 1992 de su natal Santa Catarina Mita, Jutiapa hacia Estados Unidos. Su oficio era zapatero, pero con el tiempo sus pasos llegaron más lejos y también lo trajeron de vuelta a Guatemala.

El líder migrante guatemalteco Mynor Aguirre estuvo recientemente en Guatemala y aprovechó la estadía para acudir a solidarizarse con los 48 Cantones de Totonicapán que mantienen una protesta pacífica frente a la sede del Ministerio Público en contra del asedio a las elecciones y a la democracia guatemalteca

Nunca se olvida de su origen humilde

Desde los 9 años aprendí a fabricar zapatos y botas, que era la industria de Santa Catarina Mita, Jutiapa. Mi madre quedó viuda a los 28 años, con siete hijos y hubo que trabajar para sobrevivir», cuenta Mynor Aguirre, migrante guatemalteco que llegó a California en 1992 y un año después se trasladó a Washington D.C.

Aguirre es graduado de Relaciones Internacionales y Asuntos Globales de la Universidad George Mason, de Washington, pero también es comunicador y líder migrante que impulsa causas benéficas. En octubre participó en la organización de manifestaciones pacíficas en contra del intento de golpe contra los resultados electorales en Guatemala.

«Veo una Guatemala con unidad por mantener la democracia», expresa, aunque considera que a veces existe cierta indiferencia a la acción colectiva migrante. «Hay personas que me dicen_ Si yo no trabajo no como, pero si no participamos no va a cambiar la situación el país», expresa.

Recientemente el migrante visitó su municipio natal, Santa Catarina Mita, Jutiapa. «Existen las mismas circunstancias de falta de oportunidades como cuando yo migré hace casi 30 años. Se sigue exportando capital humano», analiza. También fue a expresar apoyo a la manifestación instalada desde hace dos meses frente al edificio del Ministerio Público en Guatemala.

Mynor Aguirre habla durante la protesta pacífica en Maryland, en octubre de 2023, en contra del asedio al proceso electoral e intento de golpe a la democracia

De la angustia a la superación

Aguirre era estudiante del último año de Licenciatura en Pegagogía en 1992. «Sin embargo, yo no veía oportunidades para tener una carrera en mi campo, porque los puestos se dan por cuello y no por capacidad.  Un amigo de la familia nos ofreció un dinero  para poner un taller de zapatería. Yo soy  zapatero desde los 9 años. Mi madre, que en paz descanse, me dijo: ¿Quieres usarlo para el taller o para viajar a Estados Unidos?». 

Evidentemente se decidió por la segunda opción. Llegó a Los Angeles, donde le consiguieron empleo en una fábrica de zapatos. A diferencia de Guatemala, no tenía que elaborar todo el calzado. «Uno cortaba, otro pegaba suela, otros el tacón y así». Trabajo de lunes a viernes y los fines de semana estudió inglés. Pero un amigo le dijo que fuéramos a las esquinas a esperar que nos contrataran para la construcción.

«Pasó un carro preguntando ¿does anybody speak english? Nadie contestaba. Yes I do, les dije», con lo cual resalta el valor crucial de manejar un segundo idioma.

Mynor Aguirre participa en diversas iniciativas benéficas y también ha tenido programas de radio para impulsar la unidad entre compatriotas.

Migrantes necesitan mejoras consulares

En 1993 llegó a Washington donde reside. «Trabajé en un centro comercial haciendo limpieza de 10 pm a 7 am, luego me nombraron supervisor, después gerente y después me dieron un centro comercial para dirigirlo. Con esa empresa logré mi residencia por trabajo», relata.

Los estudios universitarios le mostraron la necesidad de que un EStado fomente el desarrollo de sus habitantes. «Debemos aprender de comunidades migrantes como El Salvador o México que le exigen a sus gobiernos. El Salvador apoya mucho los negocios y los mexicanos tienen buen servicio consular. Mientras en guatemala los trámites son lentos, las citas las dan para dentro de seis meses y el pasaporte llega otros seis meses después. Hay mucha ineficiencia y no depende solo del Minex, sino del Instituto de Migración, que no agiliza la impresión de documentos».

Migrantes cuatemaltecos acudieron al llamado a expresar su rechazo a las acciones que atentan contra la democracial. (Fotografía de X, antes Twitter: Alvaro Montenegro)
Migrantes cuatemaltecos acudieron al llamado a expresar su rechazo a las acciones que atentan contra la democracial. (Fotografía de X, antes Twitter: Alvaro Montenegro)

El poder de las raíces

Mynor nunca olvidó ni olvida ni olvidará el ejemplo de sacrificio de su mamá,. Roselia de Jesús Medina a quien de niño acompañaba a vender al mercado de Cuilapa santa rosa. Vendíamos frutas: zapote, níspero, anonas y también   quesadillas de Jutiapa.

Cuando viajé a la capital para partir a Estados Unidos me contaron que mi mamita regresó al pueblo muy triste. «Llegó como si hubiera ido al cementerio cuando yo me marché. Lo bueno es que pude regresar a visitarla y también la pude traer de visita a Washington. Ella murió en 1998 pero nunca olvidaré sus consejos».

Si alguien fundamentó el espíritu de trabajo y servicio de Mynor Aguirre, fue su mamá, Roselia, a quien pudo volver a ver e incluso llevar a pasear a Estados Unidos. Ella falleció en 1998.
"Los migrantes guatemaltecos debemos unirnos para exigir a los gobiernos la mejora de servicios consulares, pero también el impulso del desarrollo para frenar la migración. Es cierto, los migrante generan remesas pero a un costo muy alto: la separación de las familias.
Mynor Aguirre Medina
Líder migrante en Washington

Más contenido a tu servicio