Éxitos

La migrante Juana López y el dulce sabor de una familia unida

Juana López Sánchez originaria de Concepción Chiquirichapa, Quetzaltenango, Guatemala migró a Estados Unidos en 2004 para encontrar una oportunidad. Es madre de cuatro hijos y emprendedora. Bethania Eben-Ezer ofrece atoles, panes y otras delicias guatemaltecas.

Juanita López aprendió a cocinar cuando llegó a Estados Unidos – SoyMigrante.com – SoyMigrante.com
Juanita López aprendió a cocinar cuando llegó a Estados Unidos

La migrante guatemalteca Juana López Sánchez emprendió su negocio de panes, atoles y antojitos guatemaltecos en Arlington, Virginia,  tras haberse quedado sin trabajo durante la pandemia por el coronavirus del año 2020.  Originaria de Concepción Chiquirichapa, Quetzaltenango, tenía el sabor en sus manos y también una solución para salir adelante.

“Todos en la familia nos quedamos sin trabajo. Teníamos que hacer algo. Se nos ocurrió preparar y vender pan a compañeros y vecinos”, cuenta la migrante quetzalteca. Las redes sociales fueron la herramienta principal para ofrecer aquellos antojos. No sabían si iba a funcionar o no.

Desde  Juana y su familia comparten sabor, nostalgia y tradición con la comunidad guatemalteca migrante. “Realizamos entregas a domicilio desde el inicio y poco a poco empezamos a crecer”, cuenta. Así lograron el ingreso básico para pagar la renta y necesidades básicas durante crisis del covid 19.

Actualmente continúan con el negocio familiar y dedican los fines de semana para atenderlo. Juana se encarga de cocinar tamales, atol de elote, atol de such, chuchitos, platillos como chicharrones y ceviches de camarón. Por otro lado, su esposo se encarga de adquirir los panes en una distribuidora, mientras sus hijos apoyan en la toma de pedidos y empaque. 

“Cuando las personas prueban por primera vez siempre regresan, por eso sabemos que es producto de calidad” agregó Juana López. Su proyecto a futuro es obtener un local y establecerse para brindar un mejor servicio. Juan Tomas esposo de Juana se dedica a realizar las entregas y vende en su vehículo los panes, mientras Juana en su hogar vende antojitos para llevar.

Juana aprendió a cocinar cuando llegó a Estados Unidos con la ayuda de compañeros de trabajo y videos de redes sociales “No me conforme, hasta que me salía la receta, veía videos en Facebook y YouTube así aprendí a cocinar. También mi familia que siempre está ahí para apoyarme y motivarme” agregó Juana López.

Quesadillas de elote, pan francés, dulce, tostadas, champurradas, cubitos molletes, xecas y otros panes son los más solicitados por locales e inmigrantes, los pedidos se toman por medio de redes sociales y entregas a domicilio en el estado de Arlington Virginia Estados Unidos.

 

Algo del menú: ¿Qué se te antoja?

Experiencia y más aprendizaje

Aunque cada integrante de la familia tiene su empleo, todos aportan al emprendimiento familiar. Juana se encarga de cocinar tamales, atol de elote, atol de such, chuchitos,  chicharrones y ceviches de camarón. Su esposo se encarga de adquirir los panes en una distribuidora guatemalteca, mientras sus hijos apoyan en la toma de pedidos y empaque. 

“Cuando las personas prueban por primera vez siempre regresan, por eso sabemos que es producto de calidad” cuenta Juana López. Su proyecto a futuro es obtener un local y establecerse para brindar un mejor servicio. Juan Tomas esposo de Juana se dedica a realizar las entregas y vende en su vehículo los panes, mientras Juana en su hogar vende antojitos para llevar.

Juana trabajó en cocinas de restaurante a su llegada a Estados Unidos. Aprendió  entonces y lo sigue haciendo a través de redes sociales. “No me conformé, hasta que me salía la receta. Veía videos en Facebook y YouTube así aprendí a cocinar” agrega la migrante. 

Quesadillas de elote, pan francés, dulce, tostadas, champurradas, cubitos molletes, xecas y otros panes son los más solicitados por locales e inmigrantes, los pedidos se toman por medio de redes sociales y entregas a domicilio en el estado de Arlington Virginia Estados Unidos.l

Después de varios años han logrado reunificarse, sus hijos trabajan y estudian mientras apoyan los fines de semana en el negocio familiar, el hijo mayo de Juana se graduó de la universidad en Guatemala – SoyMigrante.com – SoyMigrante.com
Después de varios años han logrado reunificarse, sus hijos trabajan y estudian mientras apoyan los fines de semana en el negocio familiar, el hijo mayo de Juana se graduó de la universidad en Guatemala

Un emprendimiento familiar 

Juana López es originaria de una familia de agricultores y desde joven aprendió el oficio de tejer huipiles. Se casó con Juan Tomás, tuvo tres hijos. Decidieron junto a su esposo encontrar una oportunidad que les permitiera crecer y ofrecer una calidad de vida. “Vi la realidad de vida, era más gasto y compromiso, pensé en ellos y en su futuro. Yo nunca fui a la escuela y no quería eso para mis hijos”.

Juan Tomas fue el primero en emigrar. En 2003 Juana llegó a Estados Unidos. Dejó a sus tres hijos con su mamá. Ambos trabajaron en varios oficios para lograr unificar a su familia. Fue en el año 2013 cuando llegó su primer hijo y en el siguiente año su hija. El mayor decidió quedarse con la abuela materna y culminó sus estudios universitarios en Guatemala.

Durante la pandemia de 2020, falleció la mamá de Juana. su hijo mayor se quedó solo. “Mi madre vivía mejor y observaba nuestro trabajó”. Juana estuvo dispuesta regresar a Guatemala. “Mi hijo mayor fue el último en llegar, ya lleva un año con nosotros”.

Sus hijos Nelson, Estuardo, Midelky, Samuel y su esposo Juan Tomas han logrado el éxito a base del apoyo y amor familiar, Actualmente su hijo mayor estudia inglés mientras sus hermanos estudian, trabajan y todos apoyan en el negocio familiar.}

El inicio de un día de ventas

“No tengamos miedo a emprender, si queremos progresar y salir adelante claro que se puede. Siempre hacer las cosas con esfuerzo y amor” finalizó Juana López.
Juanita López aprendió a cocinar cuando llegó a Estados Unidos – SoyMigrante.com – SoyMigrante.com
Juanita López Sánchez
Migrante guatemalteca

¡Cada migrante cuenta y cuenta mucho!