Éxitos

Hermanos migrantes: Emilia Cifuentes sigue ruta de ascenso y excelencia en servicio

Ingeniera guatemalteca Emilia Cifuentes trabajó en limpieza, cocina, ventas en línea, con fe en Dios y esfuerzo diario, hasta llegar a la exitosa compañía familiar de bienes raíces CV Premium Propierties, pero su camino de ascenso y aprendizaje continúa.

De alguna manera la localidad rural de Clinton, Oklahoma, a donde llegó en 2012, se parecía a la región de campo donde Emilia Cifuentes y sus hermanos vivieron su niñez en Tecún Umán, San Marcos. 

«No vivíamos en el pueblo sino en una pequeña finca en las afueras de Tecún Umán. Solo salíamos a la escuela y la iglesia y de regreso. Eso nos ayudó a ser unidos como familia», relata Emilia en la entrevista, poco antes de comenzar su labor diaria. 

Emilia es socia en la firma CV Premium Properties, con sus tres hermanos, Alejandra, Danilo y AXel; pero con Alejandra, la mayor, recién abrieron una oficina de asesoría fiscal y consejería migratoria dirigida a hispanos.

Este es su relato de vivencias, aprendizajes y convicciones; de sonrisas y también de etapas complicadas de la vida (que dejan vivencias, aprendizajes y convicciones, valga la repetición.

En e023, Emilia Cifuentes al lado derecho y su hermana Alejandra fueron invitadas a la convención de Toro Taxes, la franquicia hispana más grande en asesoría de impuestos en Estados Unidos.
En e023, Emilia Cifuentes al lado derecho y su hermana Alejandra fueron invitadas a la convención de Toro Taxes, la franquicia hispana más grande en asesoría de impuestos en Estados Unidos.

Oportunidad de migrar pero a empezar de cero

«De pequeños veníamos a EE.UU. de viaje. Siempre me gustó y soñaba con venir a vivir aquí. Me gradué de Ingeniería Civil en Guatemala, fundé una compañía de construcción, tuve a mis primeros dos hijos. Unas primas residían en Oklahoma, nos contaron de oportunidades profesionales aquí y nos venimos. Primero mi hermana alejandra, después mis papás y en 2013, yo.»

Sin embargo, Emilia no pudo ejercer su profesión como tal en Oklahoma, a donde llegaron. Tenía que adaptarse. En aquel tiempo estaba casada, era ama de casa y madre. Se dedicó a sus dos hijos y nació el más pequeño. «No fue fácil. Yo estaba agradecida con Dios por la oprtunidad de vivir en EE.UU. pero había una barrera. El cambio de idioma y de cultura. Uno tiene que ser adaptable al cambio, a la nueva sociedad donde usted se está tratando de injertar».

Al inicio pidieron ayuda a causa de la falta de dominio del idioma.  «Pedíamos favor que nos tradujeran en la escuela, para comprar aseguranzas, para hacer una llamada de un trámite, luego otra y así. La gente ayuda pero se cansa».

Con esfuerzo, creatividad y mucho entusiasmo, Emilia ha salido adelante ella sola con sus tres hijos. Pero ello requirió de gran voluntad , de una toma de conciencia de su talento pero sobre todo, ella lo dice: "De la ayuda de Dios".
Con esfuerzo, creatividad y mucho entusiasmo, Emilia ha salido adelante ella sola con sus tres hijos. Pero ello requirió de gran voluntad , de una toma de conciencia de su talento pero sobre todo, ella lo dice: "De la ayuda de Dios".

La barrera más grande es la "pequeñez"

«Es frustrante el choque cultural y el idioma es la limitante más grande. Yo aprendí inglés en guatemala, pagué cursos pero cuando llegamos acá… es otro inglés. Y aquí en el oeste de Oklahoma hay muchísimos dichos y modismos que cuesta agarrar. Y  uno empieza a caer mal a la gente por pedir favor para llamar acá, ir a comprar esto, tramitar aquello ¿me explico?»
Era tiempo de dejar de hacer lo mismo, para tener resultados diferentes».

«Me puse a pensar: me gradué de ingeniera. No es fácil. Levanté una empresa en Guatemala, que tampoco es fácil. Aquí en Estados Unidos puedo cambiar y lograr.Lo primero que hice es empezar a ir a una iglesia totalmente americana. No es que sea malo tener amigos hispanos, pero uno debe forzarse a hablar y vivir en inglés. ¿Y sabe qué? La gente nos ayudó a aprender el inglés».

«Pero dí cuenta que uno de guatemalteco tiene el peligro de esa mentalidad de pequeñez, de «no valer mucho», de «no poder». Cuesta mucho volverla a deconstruir y después a reonstruir una mentalidad nueva. Es difícil. Y solo lo logras si te sumerges en otra cultura nueva, en otra forma de pensar».

(-¡Wooow!, le digo)

«Sí, uno anda con vergüenza, pasando miedo, con pena y la gente ni siquiera está viéndote de mala manera. Esa «vergüenza» está solo en uno», agrega.

Hermanos migrantes: Los Hermanos Cifuentes. Juntos fundaron y conducen la compañía CV Design and Construction, en Oklahoma. Cada uno con su historia de retos y logros, pero con una fortaleza mayor: su fe en Dios y su unión familiar. Alejandra, la mayor, es abogada; Emilia, es ingeniera civil; Axel es arquitecto y Danilo también es ingeniero.
Hermanos migrantes: Los Hermanos Cifuentes. Juntos fundaron y conducen la compañía CV Design and Construction, en Oklahoma. Cada uno con su historia de retos y logros, pero con una fortaleza mayor: su fe en Dios y su unión familiar. Alejandra, la mayor, es abogada; Emilia, es ingeniera civil; Axel es arquitecto y Danilo también es ingeniero.

Adversidades no faltan, pero tampoco la voluntad ni las ganas de triunfar

Emilia literalmente quemó las naves cinco después de su llegada. Es decir, apostó todo a su vida migrante. Vendió su empresa y vendió su casa en Guatemala para invertirlo todo en Oklahoma. Empezó a vender cosas por Facebook. Primero era ropa y artículos, luego vehículos.

Abrió un pequeño restaurante, lo llamó Andy’s Grill, por sus hijos Andrés y Andrea. Había mucha competencia pero tenía un toque distintivo: «No hacíamos nada frito, todo a la plancha o asado. Res, cerdo y pollo, con chirmolitos, como una churrasquería del mercado en Guatemala y a pegó. A la gente le gustó.

Apenas dos años después, hacia 2014, la industria petrolera local decayó y con ello los negocios directos e indirectos. «Cerré el restaurante, vendí todo, menos la parrilla. Esa todavía la guardo. Quizá sueño con abrir otra vez un restaurante. Me divorcié, cerré un ciclo que me tardé mucho. Pero es parte de reconstruirse, transformarse y vivir».

Sola, sin trabajo, con tres niños en casa, sin ingreso. Recurrió a su  única opción: «La oración, de nuevo» dice Emilia con certeza. Y la respuesta vino pronto.

«Ofrecí servicios de limpieza de casas. Dejo en cargos en la iglesia: Mire voy a empezar una empresa, si sabe de alquien que necesite limpieza en su casa. Pero Dios abrio una puerta mucho más grande. Era 2016. Me contrataron para limpiar todas las instalaciones de la Iglesia. Y al ver el trabajo me recomiendan: la dueña de la Pepsi Cola en el área necesitaba el servicio. Luego me llaman de otra iglesia y así fui creciendo. Y a la empresa le puse Global Construction and Cleaning: porque quería un día regresar a la construcción. Y hoy hago limpieza comercial pero también construcción».

Así regresa a la construcción

«Mi hermano Danilo me llamó. Con Axel habían creado su  empresa de bienes raíces. Me dice: sos ingeniera, me ayudás con la construcción y yo te pago. Aquí los métodos de construcción son diferentes… pero es de aprender, pero los fundamentos ya los tenía. Es como dice una psiquiatra, Mariana Rojas: suerte es la combinación de oportunidad más preparación. No hay tal suerte, pero sí un Dios que te guía, pero hay que tener voluntad». 

«Desde 2019 combino la construcción y la limpieza. Entro como socia y me encargo de logística, contratar personal y dar seguimiento a las remodelaciones de casas. Axel hace el diseño. Danilo administra y Alejandra da toques finales».

Un nuevo y doble emprendimiento

Las hermanas Emilia y Alejandra Cifuentes recién abrieron una franquicia de la compañía Toro Taxes, de asesoría fiscal, con la cual asesoran a las personas para cumplir muy bien con sus impuestos y a la vez recibir beneficios. «

 Es la franquicia hispana más grande de EE.UU. Nos reunimos con los fundadores. Fue un honor. Nos invitaron a su convención en Las Vegas.   Fuimos, preguntamos muchísimo, estudiamos y abrimos la oficina en Oklahoma dirigida a centroamericanos sobre todo. Estuvimos en un entrenamiento intensivo de tres días, casi las 24 horas. Y  estamos en plena temporada de impuestos».

Para completar el servicio, en la misma sede de asesoría de impuestos también brindan asesoría en trámites migratorios, en equipo con su hermana Alejandra. «Estamos creciendo pero crecemos para servir», finaliza Emilia.

Caminos distintos, un mismo corazón

Periodista, escritor, docente universitario. Nació en Guatemala, 1971. Egresado de la Carrera de Comunicación Universidad Rafael Landívar. Ha trabajado en varios medios de comunicación, entre ellos Prensa Libre, entre 1996 y 2022. Actualmente dirige el…